Ir al contenido principal

Berhongaray alertó por la saturación de la guardia pediátrica en el Molas


El legislador quiere que el Ministerio de Salud de precisiones al respecto sobre las guardias pediátricas en la provincia, tanto en privados como centros de salud públicos. Advierte sobre el recargo en el Molas.
El diputado Martín Berhongaray (FrePam) presentó un pedido de informes para que el ministro de Salud de la provincia, Rubén Ojuez, brinde detalles sobre el funcionamiento de las guardias pediátricas en cada uno de los centros asistenciales de la provincia, tanto públicos como privados.
El legislador pide, detalladamente, que se explique sobre las medidas intrumentadas para “ampliar y mejorar el servicio de asistencia de urgencia y emergencia pediátrica en la provincia de La Pampa”, el porcentaje de pacientes con cobertura social que “anualmente” son atendidos en la guardia pediátrica del Hospital Lucio Molas, las razones que justifican “las diferencias monetarias reconocidas a los profesionales que prestan los servicios de guardia pediátricas y de adultos”, y si existe alguna normativa que obligue a los centros de salud privados a contar con un servicio de guardia pediátrica.
“La información disponible respecto de la prestación del servicio de guardia pediátrica en ámbito del Hospital Lucio Molas da cuenta de un estado de saturación, que queda de manifiesto cuando se lo compara con el resto de los servicios de guardia que funcionan en el citado nosocomio”, sostuvo Berhongaray en los fundamentos del pedido de informes.
Dijo que durante 2015 el servicio de guardia pediátrica recogió un total de 30.852 consultas atendidas solamente por dos médicos de planta en cada turno, tanto en días de semana como en fines de semana y feriados. “Si este número lo trasladamos al día a día, podemos concluir que en promedio un médico de planta atiende 42 consultas por turno de guardia de 24 horas”, analizó.
“En contraposición, el servicio de guardia de adultos tuvo en el mismo período un total de 17.985 consultas, atendidas por 4 facultativos de planta por turno, lo que nos da un promedio diario de 11 consultas por médico. Queda a las claras las notorias asimetrías entre un servicio de guardia y otro”.
“El desfasaje se agrava a poco de considerar el hecho de que, en promedio, el valor percibido por los profesionales que prestan el servicio de guardia de adultos resulta un 34% superior al recibido por la guardia pediátrica durante los días de semana. La diferencia trepa al 43% tratándose de guardias de fines de semana y feriados”, advirtió el legislador.
Resumió que que resulta “evidente que el servicio de guardia pediátrica dentro del Hospital Lucio Molas se encuentra saturado, advirtiéndose como detonantes el gran número de consultas, la escasa cantidad de profesionales afectados y la menor remuneración obtenida respecto de otros servicios prestados dentro del mismo nosocomio”.
Según Berhongaray, el 35% corresponden a pacientes con cobertura de obra social. Y eso obedece a que “ningún centro de salud privado radicado en la ciudad cuenta con el servicio de guardia pediátrica”.
“Ello provoca que un gran número de pacientes en condiciones de asistir a algún centro de salud privado, se enfrentan a la necesidad de concurrir -ante una urgencia- al hospital capitalino. Va de suyo que la sobrecarga de pacientes que concurren al servicio de guardia pediátrica repercute en desmedro de la calidad en la atención médica”, advirtió.
Por eso, considera que se incumple con los lineamientos del Programa Nacional de Garantía de Calidad de la Atención Médica (PNGC). “El citado programa sustenta sus bases en los principios de mejora y adecuación permanente de las herramientas tendientes a garantizar la calidad en los servicios de salud, tanto a través de directrices de organización y funcionamiento, como así también en el desarrollo de un sistema de habilitación y categorización para los establecimientos de salud, tanto públicos como privados”, según las resoluciones del Ministerio de Salud de la Nación

Comentarios