BERHONGARAY Y EL SUFRAGIO DESDE LOS 16 AÑOS


página 14
LA PROVINCIA
BERHONGARAY Y EL SUFRAGIO DESDE LOS 16 AÑOS
Jueves 6 de septiembre de 2012, Santa Rosa, La Pampa • DIARIO LA ARENA

"Si se avanza, debe ser obligatorio" 
El proyecto que avanza en el Senado de la Nación, propiciando bajar a 16 años la edad para votar, en forma voluntaria, ha despertado polémica. REDACCION 
Mientras desde el oficialismo se insiste en que se trata de una iniciativa que propicia incluir a los jóvenes y permitir que sean parte en las decisiones políticas, desde otros sectores se reprocha que sería una medida coyuntural y de conveniencia electoral. El di-putado Martín Berhongaray (Frepam) se mete en la política y aunque se muestra de acuerdo en abrir caminos de participa-ción, pero advierte que por ahora hay un impedimento constitucio-nal a la forma en que esté plan-teada la cuestión. -¿Qué opina de la propues-ta del senador Aníbal Fer-nández para que se pueda vo-tar a partir de los 16 años? -Me parece bien que se analice esa posibilidad. En varios países 
del mundo como Brasil y en algu-nos europeos se les otorga ese de-recho, y en otros tantos de Amé-rica Latina se está evaluando desde hace algún tiempo la posi-bilidad de bajar a los 16 años la edad para votar. Pero el proyecto del senador Fernández propone que a esa edad el voto sea volun-tario, opcional, y eso claramente viola la Constitución Nacional que dice que debe ser obligatorio. -Es decir, según el proyecto de Aníbal Fernández los jóve-nes de entre 16 y 18 años pue-den decidir si votan o no. -Eso dice y ahí es donde el pro-yecto choca con la Constitución Nacional que dice que el sufragio es universal, secreto y obligato-rio. No nos olvidemos que la obli-gatoriedad del voto, que venía desde la ley Sáenz Peña de 1912, fue incorporada en la Constitu-ción Nacional por la reforma de 1994, y también lo está en el Có-digo Electoral y en varios Trata-dos Internacionales con jerar-quía constitucional como la De-claración Americana de los Dere-chos y Deberes del Hombre. 
Martín Berhongaray, integrante del bloque de diputados del Frepam. 
-Pero en muchos países del mundo el voto es voluntario. -No es el caso de Argentina, y tampoco es voluntario en muchos de los países que nos rodean co-mo Brasil, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Chile, Perú, Colombia, México, en muchos de los cuales incluso se prevén sanciones para el que no concurre a votar. -Desde algunos sectores de la oposición se critica al pro-yecto diciendo que es una medida oportunista, coyun-tural, porque en los jóvenes el oficialismo nacional logra-ría ti n mayor consenso. ,() eseacht• al senador Per-nal idez decir que "nadie tiene la vaca atada", y estoy convencido que es así. Si ellos lo impulsan 
por oportunismo, será su proble-ma. El radicalismo no debe eva-luar este tipo de propuestas en términos de conveniencia electo-ral, tiene que analizar si en el fondo mejora la representativi-dad de las instituciones republi-canas, y si mejora la legitimación de quienes ocupan los cargos de dirección política. Pero debe que-dar claro que cualquier análisis debe hacerse sobre la base de la obligatoriedad del voto. -Usted sugiere que en el fondo lo que se está plantean-do es la reforma de la Consti-tución. -Sin dudas que esa intención subyace detrás del proyecto del Senador Fernández. El gobierno nacional abre el debate político para que puedan votar los jóve-nes de 16 arios, sabiendo de ante-mano que el voto voluntario es inconstitucional, y que se re-quiere una reforma constitucio-nal para implementarlo. -Entonces concluye que en Argentina no es legalmente posible implementar el voto voluntario de los jóvenes. -No lo digo yo, lo dice la Cons-titución Nacional en su artículo 37. Y creo que correspondería so-meter a juicio político a todos aquellos legisladores que pro-pongan este tipo de modificacio-nes, a sabiendas de que abierta-mente se está violando el texto constitucional. Nuestros legisla-dores deberían preocuparse por consolidar nuestra Constitución y hacerla respetar cada vez más, en lugar de incitar a violarla con este tipo de propuestas. 

Comentarios